Cambio de las prestaciones de maternidad y paternidad de autónomos

Podemos facilitarle más detalles si está asociado a Fedeto. Haga la consulta a los asesores laborales de nuestra organización

Hoy entran en vigor las últimas novedades que introdujo la Ley 6/2017 de reformas urgentes del trabajo autónomo, ya que a partir de esa fecha cambia la cuantía de la base reguladora sobre la que se calculan ambas prestaciones. El nuevo cálculo se aplica también a los trabajadores por cuenta propia del Régimen Especial de los trabajadores del mar del grupo primero de cotización.

La Ley 6/2017, de reformas urgentes del trabajo autónomo, entró en vigor al día siguiente de su publicación, dejando para el primero de enero la entrada en vigor de algunos de sus artículos y dejando para el 1 de marzo de 2018 la parte referida a la cuantía de las prestaciones por maternidad y paternidad de los trabajadores autónomos.

Concretamente, conforme establecen sus disposiciones finales cuarta, que modifica el artículo 318 de la Ley General de la Seguridad Social , y decimotercera , con efectos a partir de esa fecha cambia la cuantía de la base reguladora sobre la que se calculan ambas prestaciones.

Y es que, hasta ahora, la prestación económica por maternidad y paternidad consistía en un subsidio equivalente al 100% de la base reguladora igual a la establecida para la prestación de incapacidad temporal derivada de contingencias comunes, que era; BC mes anterior/30 (o nº días cotizados).

A partir del 1 de marzo de 2018, la cuantía del subsidio por maternidad y paternidad, será del 100% sobre una base reguladora cuya cuantía diaria será el resultado de dividir la suma de las bases de cotización acreditadas a este régimen especial durante los seis meses inmediatamente anteriores al del hecho causante entre ciento ochenta que, si el autónomo no ha estado de alta en el régimen especial durante esos seis meses, se dividen las bases de cotización acreditadas en ese periodo entre los días en que el trabajador haya estado en alta.

Esta nueva fórmula de cómputo es en realidad más ajustada a la situación real del trabajador, al estar relacionado con la posibilidad introducida por la Ley de cambiar la base de cotización cuatro veces al año, a fin de adaptarla mejor a los ingresos.